Problemas de convivencia con los padres

En esta entrada hay algunas consultas sobre PROBLEMAS CON PADRES en el confinamiento. Siempre digo que cada familia es un mundo y cada circunstancia única, las respuestas a cada escrito son un poco de luz sobre estas cuestiones, no la solución, y en muchos casos los propietarios de esos mensajes han pasado después por mi consulta para entender y superar su problemática.

Buenas Alicia, Convivo con mi padre de 80 años que tiene alzhéimer. Hasta ahora he intentado hacer una vida rutinaria aún sin salir de casa, pero el tiempo va pasando y el no entiende no dar sus paseos habituales, la verdad que ya no sé qué hacer. Gracias, Oscar.

Este caso se puede aplicar a la mayoría de las enfermedades mentales donde cualquier cambio en sus costumbres es una crisis para ellos.
Si es duro el papel del cuidador en este momento más, con lo cual es necesario que compartas esos miedos con otros cuidadores y profesionales de las asociaciones que en este momento tienen abierta la comunicación telemáticamente. De esa manera recibirás las mejores pautas para tu caso particular, porque en esto no se puede dar una norma general.
No obstante según los expertos:
– hay que seguir unas rutinas diarias en materia de higiene y sueño,
– hablarles con calma y con frases concretas y simples acompañadas de lenguaje emocional como una caricia o un abrazo.
– También mantenerle activo con actividades propias de sus circunstancias y si como nuestra oyente la persona desea salir a la calle, no discutir, acompañarle por la casa e intentar que se siente y tener paciencia y cariño. Mucha suerte Oscar.

Cuando declararon el Estado de Alarma estaba pasando unos días con mis padres. Como puedo teletrabajar y mis padres son mayores, pensé que la mejor opción era quedarme con ellos para ayudarles con las compras y el día a día. La relación con mi madre nunca ha sido muy buena, pero cada día que pasa el ambiente se va haciendo más tenso ya que parece que le molesta mis horarios y cómo dispongo de mi espacio llegándome a decir que es su casa y no la mía. Estoy pensando en marcharme pero no quiero arrepentirme ya que si lo hago no puedo volver. ¿Qué me aconsejas? Gracias.

Como estamos viendo en las dudas de mis lectores a lo largo de estos días, hay que valorar nuestra actitud en función de la circunstancia que estamos viviendo. Si el motivo de quedarte en casa de los padres es porque consideras que ibas a ser una ayuda necesaria, igual si te marchas puedes tener el posterior remordimiento de que los padres realmente te necesitan. Lógicamente el convivir de nuevo en un periodo largo de tiempo (llevamos más de 2 meses confinados), hace que el roce y la fricción surjan y más entre personas con visiones y estilos de vida distintos. Valorando este punto y si decides seguir con tus padres, debes intentar adaptarse a ellos ya que efectivamente es su casa y son sus normas y siempre hablar desde la calma y la flexibilidad. Pensemos que es cuestión de tiempo y que en nada volverás a tu ambiente y a tus circunstancias y que te vas a adaptar desde el amor y el respeto que te merecen tus padres.

Alicia.

Si te ha gustado, ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.