Problemas de convivencia con la pareja

En esta entrada voy a mostrar algunas consultas que me han enviado sobre PROBLEMAS DE CONVIVENCIA CON LA PAREJA que se han producido en el confinamiento. Cada caso tiene su propia problemática y solución aunque el planteamiento sea el mismo. Algunas parejas protagonistas de estos mensajes han pasado después por mi consulta y han realizado un coaching de pareja para solucionar sus conflictos.

Buenas Alicia, vivo con mi pareja desde hace dos años. Nuestra convivencia ha sido bastante plácida sin altibajos. Desde el principio nos complementamos muy bien. Pero desde el Estado de Alerta estoy notando que las discusiones cada vez son más abundantes y a veces por tonterías. No sé muy bien cómo gestionar esto. Gracias de antemano. Carmen.

Lo primero que tenemos que ver, Carmen, es que estamos en casa no con el pensamiento de estar “de vacaciones” sino por una razón impuesta. Es un paréntesis en nuestra vida cotidiana, pero un paréntesis que lleva su dosis de angustia y estrés. Al estar confinados en el mismo espacio y no poder compartir nuestro tiempo en otros ambientes, el continuo roce puede llevar a discusiones ligeras que nos van amargando más el día a día. Con lo cual:

    • Debemos ser comprensivos y flexibles a las actitudes u opiniones de nuestra pareja en este momento ya que pueden estar mediatizadas por esa carga de estrés.
    • Debemos mantener la calma y nunca llevarnos la discusión al día siguiente. Ya sabemos el dicho de que 2 no discuten si uno no quiere y como conocemos perfectamente a nuestra pareja y su entorno familiar o profesional, probablemente si lo pensamos, comprendamos la causa de su angustia y sensibilidad.
    • Démonos apoyo y respetemos los silencios y espacios del otro. Aunque vivamos en un espacio pequeño respetemos cuando el otro está haciendo algo en su soledad. Eso hará que dentro de que estamos juntos tengamos cada uno nuestro espacio de libertad.
    • En vez de entrar en la discusión hay que intentar razonar y ver las cosas de manera objetiva. Eso seguro que nos ayuda a descubrir que el motivo de la discusión igual no es tan importante.
    • Usar el humor. Intentar hacerle al otro la situación más agradable.
    • Había decidido pasar con mi pareja este tiempo de aislamiento. Llevamos 8 meses juntos y cada uno vivía en su propia casa. Al de 15 días me he dado cuenta que no es la persona con la que deseo pasar el resto de mi vida y he decidido romper la relación y pasar esto yo sólo. ¿Es un buen momento?. Gracias Alicia.

      Para muchas parejas este aislamiento social les ha supuesto un acelerado curso de conocimiento del otro, sobre todo en parejas que su relación era incipiente. Siempre es mejor saber cuanto antes si la otra persona es con la que quieres compartir tu vida y como mejor se conoce al otro es conviviendo con él. Si a eso se une un momento excepcional como este donde cada uno lo afronta a su manera, el conocimiento del otro es completo. Siempre es buen momento para romper una relación infructuosa.

      Hola Alicia, me decido a escribirte para contarte mi caso. Me fui a vivir con mi novio en el confinamiento. Soy sanitaria y trabajo todo el día, llego a casa muy cansada y me encuentro un novio angustiado con síntomas todos los días ya que es un poco hipocondriaco. Yo no había dado importancia a eso hasta ahora donde necesito mucho apoyo y una persona fuerte y no lo veo. Eso me está haciendo plantearme la relación. ¿Es buen momento?.Gracias

      En situaciones de desconocimiento, mucha información contradictoria y mucho tiempo libre cada persona reacciona a su manera. Hay que verlo como algo puntual y encontrar una solución al momento. Si la relación ha sido buena hasta ahora hay base, con lo cual sería conveniente que tu novio se pusiera en contacto con un profesional para que le ayudará a gestionar su angustia y poder apoyar a su pareja en este momento.

      Quería comentarte mi caso, Alicia, por si me puedes orientar. Cuando conocí a mi pareja tenía a Bruno, un labrador que es como mi hijo. Mi pareja no es muy amante de los perros pero los respetaba. Sin embargo ahora que vivimos juntos noto que lo rechaza totalmente y que incluso lo trata mal. Se lo he dicho pero me comenta que son cosas mías y que lo tengo muy consentido. No sé qué hacer porque esto me está distanciando mucho de mi pareja.

      Cuando conocemos a alguien y nos gusta, debemos aprender a respetar todo lo que esa persona trae consigo, su forma de ser, su trabajo, hijos, mascotas, padres…. Si hay cosas que no nos gustan o comportamientos que no nos parecen adecuados hay que saber comentarlo desde el respeto y el cariño y pensar que para esa persona son muy importantes y que aunque cedan en nuestras críticas por el amor que nos tienen, el dolor que les causamos se irá llenando como un pozo hasta que se desborde y se separen de nosotros. Aprendamos a respetar ya que eso es la clave de la admiración y por ende del amor.

      Vivo en un apartamento pequeño con mi pareja. Por nuestros horarios habituales de trabajo coincidíamos a la noche y ambos compartíamos sin problema ese momento cenando y viendo una serie. El problema es que ahora todo el día juntos, él pasa la mayor parte del tiempo en el ordenador y yo con mis hobbies propios y aunque parezca increíble sólo compartimos ese momento de la noche, mi pregunta es si esto es normal o es que nos estamos cansando uno del otro. Gracias Alicia.

      Es absolutamente normal. Por estar juntos físicamente no significa que debamos compartir la mayor parte del tiempo con el otro, incluso eso nos llegaría a cansar mucho más. Está bien si cada uno tenemos nuestro espacio a lo largo del día siempre que compartamos algún momento de calidad. No hay una ciencia exacta para las relaciones de pareja sino que cada pareja sabe cuál es la relación que la hace más feliz, y esa era la que vosotros teníais con anterioridad a este paréntesis y por ello la adecuada para vosotros.

      Hola me llamo Álvaro. Mi pareja ha venido a vivir conmigo durante el confinamiento ya que mi piso es más grande y tiene una terraza amplia donde podemos tomar el sol y es como no estar tan encerrados. Yo estoy acostumbrado a vivir solo y me gusta el orden y la limpieza, pero estoy descubriendo en ella unos valores que no me gustan ya que no me ayuda mucho en casa y es bastante desorganizada. Encima si le digo algo me llama maniático y me dice que le recuerdo a su madre. La verdad es que no sé si esta relación tiene algún sentido y debería decírselo.

      El que las parejas de “fines de semana” de repente convivan a tiempo completo es un curso acelerado de conocimiento del otro, para lo bueno y para lo malo. Yo te plantearía Álvaro, si todo lo que has descubierto de tu novia es malo. Si no ha habido momentos bonitos y cariñosos, si no ha habido buenas conversaciones y momentos de risas. Álvaro, debes analizar lo bueno y lo malo que te está enseñando esta convivencia y escribirlo y así valorar si realmente te gusta o no lo que tienes. Entonces podrás tomar una acertada decisión. No obstante si ésto es lo malo de la convivencia puedes intentar hacerle ver a ella lo importante que es para ti ver la casa limpia y ordenada, seguro que sabes cómo decírselo sin recriminaciones y con empatía, entonces igual…la cosa cambia.

      Alicia.

      Si te ha gustado, ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.