La seducción en los tiempos del Tinder

– Yo es que soy de las antiguas, a mí me gusta que me conquisten. Creo que por eso he venido aquí, ahora no hay tiempo para la seducción, todo es muy rápido, como de usar y tirar. Después del “hola” va “¿a tu casa o a la mía?”. Yo debía haber nacido en los tiempos de mi abuela. Tengo 35 años pero busco un hombre de los de antes…, ¿existen?

(Historias de una agencia matrimonial, Lazos)

Parece que hoy la forma en la que conquistamos todos, hombres y mujeres ha cambiado. Y yo me pregunto, en este mundo de redes sociales, de relaciones superficiales cuando no esporádicas, ¿hay sitio para la conquista, para la seducción?

Si no lo hay lo debería de haber. Tinder, Facebook, programas de televisión y las plataformas de ligoteo vario llamadas “agencias matrimoniales virtuales”, no están educando o adoctrinando en frivolizar las relaciones entre las personas. Esta cara sí, esta no. Mándame más fotos, lo siento pero no me gustas… ¿NO ME GUSTAS?, ¡pero si no la conoces de nada!

Este vacío de las relaciones cara a cara, convertidas en cara – pantalla

Nos lleva a cosificar al otro, a actuar exclusivamente en función de nuestros deseos o apetencias, sin tener en cuenta al otro, sin dejar hueco a la seducción. Así nos vamos convirtiendo en individuos aislados, homogéneos y alienados, sin personalidad propia, simplemente una cara o un cuerpo como representación del yo.

Por eso hay que reivindicar la seducción

Y seducir es un arte, es el arte del cara a cara, es el arte de enamorar, es tensión sexual, es hechizar con la voz, o con el movimiento del cuerpo, con los gestos o con la mirada. Es una comunicación auto-reveladora de nosotros mismos mostrando sin mostrar, sugiriendo o insinuando. La seducción es el arte de la conquista. Es una comunicación verbal y no verbal con el otro, directa y profunda.

El juego de la seducción aparte de para mejorar las relaciones entre las personas, es un síntoma de que nos queremos y valoramos, cuando seducimos confiamos en nosotros mismos somos nuestros mejores aliados y apostamos por nosotros.

Cuántas veces se escucha “es que va al grano”, “es que no se preocupa en conocerme” “es que sólo habla de él/ella”…, ahí no está la seducción, porque la seducción es poner la atención en el otro, es preocuparse por captar su interés, es hacerle sentirse cómodo e importante para nosotros, es lo indirecto, es que no se fije en nuestro físico sino más allá de él.

Y la seducción…¿se hace o se nace?

Pues ambas. La persona seductora por naturaleza atrae, tiene algo especial, le sale natural y seduce en general. Lo sabe y lo practica. Pero también se aprende a seducir, ¿cómo? sabiendo los mecanismos de atracción de los hombres y mujeres y adaptándolos a nuestra propia personalidad.

La seducción transciende a los géneros, ahora bien, parece que en el hombre una variable importante para seducirlo es el aspecto visual. Si tenemos que describir una mujer prototípica hablaríamos de una mujer muy sexual, segura de sí misma pero inocente al mismo tiempo, que parece que va a ofrecer mucho placer junto a un poco de peligro. Helena de Troya, Cleopatra o Marilyn Monroe son ejemplos perfectos.

En las mujeres el lenguaje y las palabras cobran importancia, pero hay muchos componentes que entran en el juego de la seducción y no se debe simplificar, ya que la seducción es un todo. Pero si tenemos que poner algún ejemplo extremo podemos hablar del “rebelde” o del «Don Juan», poco amante del compromiso, seguro y confiado, que enfoca su atención en la mujer, que utiliza el verbo adecuado para persuadir y conquistar y en el que ellas vislumbran una aventura de placer absoluto. Casanova, Picasso o George Clooney serían nuestros seductores tipo.

«La seducción es parte del arte de amar y como tal en necesaria para que la relación se forme y posteriormente se consolide, porque es un juego en el que todos tenemos un papel. ¿Juegas? ”

Alicia.

Puedes escucharlo en la «Escuela de Parejas» de Madrid Directo OM (Tele Madrid)

Ir a descargar

Si te ha gustado, ¡Compártelo!

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.