En pareja, ¿viajamos solos o juntos?

– He venido a buscar una pareja, pero soy muy exigente, Marta me mira desafiante e incluso un poco altiva.
– Sí, es normal, debemos ser exigentes. Es una persona para compartir, con suerte, el resto de nuestra vida.
– Ya…., pero es que yo quiero a alguien que me respete mi estilo de vida y eso es muy difícil. Al principio todo fenomenal, les encanta que viajes de un país a otro sacando fotos que luego las ven millones de personas. ¡Qué trabajo fantástico tienes!, me suelen decir. Pero luego cuando quiero ir unos días con mis amigas, ya sabes las típicas “vacaciones de chicas”, siempre, pero te digo siempre, me dicen… ¿te parece poco lo que viajas durante el año?

(Historias de una agencia matrimonial, Lazos)

Parece que en los últimos años está aumentando en las parejas españolas el hecho de que cada miembro de la pareja se reserve unos días para uso y disfrute.
Esto ¿qué puede significar? ¿Nuestras parejas están en crisis continua y prefieren tomarse un respiro antes de la crisis final? o ¿ese tiempo para cada uno ayuda a fortalecer los lazos en parejas estables?

Está claro que después de un periodo vacacional las separaciones se disparan, no es lo mismo viajar con una pareja con la que no estás del todo bien que con una con la que estás fenomenal.

En caso de una pareja que no esté pasando por sus mejores momentos,

Los motivos de ruptura después de las vacaciones según el Instituto de Política familiar suelen ser los siguientes:
1.- Porque se cree que las vacaciones serán las que resuelvan los problemas y no se resuelven
2.- Porque se pasa más tiempo con la pareja y se pueden multiplicar las discusiones.
3.- Porque la pareja sale de la zona de confort de su vida cotidiana y afloran las tensiones escondidas.
4.- Al tener más tiempo para intimidad de la pareja reaparecen problemas sexuales sin resolver.

Entonces teniendo en cuenta esto… ¿sería conveniente, antes de viajar juntos, tomarnos unas mini vacaciones por nuestra cuenta con amigos o solos?

Pues sería muy conveniente ya que de esa manera:

1.- Podemos sentir la experiencia de estar de nuevo solos y con qué intensidad extrañamos al otro,
2.- Podemos testear la relación analizándola desde fuera, al cambiar de aires y salir de la vida cotidiana,
3.- Podemos disfrutar de momentos en los que cada miembro es uno mismo sin formar parte del dúo y tomando decisiones propias, eso puede hacer que se valore a la vuelta de distinta manera la relación,
4.- Podemos aprovechar para reflexionar y ver realmente qué queremos para nuestro futuro

Teniendo por tanto todo esto en cuenta, en parejas en crisis puede ser una fantástica opción.

Ahora bien, si nos centramos en parejas que están bien,

Debemos plantearnos por qué necesitamos ese momento de respiro, si a lo largo del año no tenemos mucho tiempo para disfrutar de la pareja o de la familia si hay niños, ¿las vacaciones no suponen un buena oportunidad de disfrutarlas juntos?, ¿No es el momento ideal de dejar los niños con los abuelos y planificar una escapada solos o con amigos? ¿Cuál es la verdadera necesidad de pasar unos días sin el otro, unos días de disfrute con otras personas?…, escuchemos al corazón que igual nos sorprende. /p>

Nadie se da cuenta de lo hermoso que es viajar hasta que vuelve a casa y descansa sobre su almohada vieja y conocida (Lin Yutang).

Alicia.

Puedes escucharlo en la “Escuela de Parejas” de Madrid Directo OM (Tele Madrid)

Ir a descargar

Si te ha gustado, ¡Compártelo!

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter
LinkedIn

3 opiniones en “En pareja, ¿viajamos solos o juntos?”

  1. No sé si planteas, Alicia, un problema o un síntoma. Que una pareja digna de tal nombre se plantee viajar por separado es algo extraño, incluso cómico. ¿No se supone que quieren estar siempre juntos? ¿O es que están hartos de verse? ¿Se aburren? ¿Qué sentido tiene viajar separados salvo que sea una excepción? No lo entiendo.

    Lo de viajar me sirve de metáfora. Una pareja unida por el amor tiene un destino común hacia el que caminan juntos. Cada día. No tiene sentido que no hagan toda su vida juntos, mucho más esos momentos extraordinarios de hacer las maletas y tomarse un descanso y vivir experiencias y lugares nuevos lejos del hogar habitual. Es una decisión libre, sublimada por el amor que da sentido a la pareja.

    El querer viajar por separado es el síntoma del mal de esa pareja. Pueden hacer lo que quieran libremente, desde luego pero no les arriendo la ganancia en la permanencia o la vivencia feliz de esa pareja, que “se separa en los viajes” por no separarse del todo.

    ¿Es que ya no disfrutan compartiendo sus escapadas? ¿Es que prefieren otras aventuras con amigas o con quien sea? ¿Qué les ocurre? Pues, a mi parecer, que no se aman y que actúan egoístamente. Sé que hay parejas que tienen esa costumbre del “divorcio viajero”, pero son las parejas que viven una mayor en precario. Es muy triste.

    Si mi pareja optara por ese “separatismo viajero” a su regreso no me iba a encontrar.

    Un saludo, Alicia.

    RAMÓN BLÁZQUEZ

  2. Llevaba 9 años casada cuando mi pareja me planteó unos días de escapada con los amigos. La verdad me sorprendió pero me hizo reflexionar sobre nuestra relación y me di cuenta que habíamos perdido la ilusión de los primeros años. Fue mi punto de inflexión y a partir de ahí hablé con el y ahora después de 2 años puedo decir que soy muy feliz con mi pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.