El primer amor, ¿nunca se olvida?

– Me he casado dos veces, y ya sabes lo que dicen…”no hay dos sin tres”, por eso he venido, para encontrar mi nueva pareja.
– Veo que has tenido una vida sentimental intensa
La mujer se atusa el pelo y mira a través de la ventana. En esos segundos de silencio, sus expresivos ojos negros se llenan de recuerdos
– Bueno…, creo que sólo he sentido de verdad cuando me enamoré por primera vez. Teníamos 14 y 15 años y todos los veranos cuando iba al pueblo era tan intenso que durante el año me alimentaba de ese amor. Nunca más he vuelto a sentir así.

(Historias de una agencia matrimonial, Lazos)

Si preguntamos a las personas cómo recuerdan su primer amor, adjetivos como “intenso”, “romántico”, “ideal”, “sincero” seguro que estarían en sus contestaciones. Y ¿cómo en general podemos tener todos nosotros ese recuerdo?, hay varias claves en ello.

Primero, la primera experiencia.

Cuando tenemos nuestra primera experiencia sentimental, la novedad de los sentimientos y emociones es abrumadora. Nunca habíamos sentido nada igual, la bioquímica hace su papel (nos inundamos de dopamina y oxitocina) y la fuerza con la que experimentamos todas estas novedades a nivel físico deja para el futuro una huella profunda.

Segundo, mucha fantasía y poca realidad.

Cuando vivimos el sentirnos enamorados por primera vez estamos tan hiperactivados que idealizamos al otro de tal forma que incluso si no somos correspondidos seguimos enamorados intensamente. Vivimos una especie de “obsesión romántica” de tal forma que basta una mirada, o unos gestos cariñosos para que nos ilusionemos intensamente. Es un amor nutrido de fantasía, de idealización del otro, de sueños imposibles y de emociones extremas.

Tercero, es limitado.

La mayoría de estos amores se diluyen porque no son posibles, bien porque son platónicos (por ejemplo enamorarse de una profesora) o porque están físicamente lejos (amor del pueblo de verano) o porque si lo mantenemos el tiempo suficiente, conocemos a la persona realmente (menos casos), choca con la imagen idealizada que tenemos de ella. Con lo cual en la mayoría de los casos lo dejamos ahí…idealizado ya que no lo hemos hecho realidad.

Cuarto, sexualidad y primera ruptura.

Si este primer amor también conlleva nuestro primer encuentro sexual, refuerza su impronta en nuestro universo emocional. La primera vez…, con sus miedos, deseos y descubrimientos. Y también es nuestra primera ruptura, cuando descubrimos que nuestros deseos no se hacen realidad con su parte de dolor, desesperación y por supuesto superación. Un auténtico aprendizaje en el mundo de las relaciones de pareja.

Cuarto, el refuerzo cultural.

Cantidad de canciones, películas, incluso hay un “síndrome de Romeo y Julieta”, enfatizan esa primera experiencia, esa revolución hormonal que hace que la idealización de ese primer amor sea reforzada y lo mitifiquemos.

Por todo lo expuesto,

el primer amor es el más difícil de olvidar pero por suerte si preguntamos a personas adultas la frecuencia en que recuerdan su primer amor, solamente un porcentaje muy pequeño de ellas dirá que lo hace habitualmente en su vida cotidiana. La huella que deja es a través del aprendizaje emocional inconsciente, es el recuerdo ideal del amor ideal, nuestra primera experiencia en algo que por suerte se podrá repetir a lo largo de nuestra vida, enamorarnos. Y eso está muy bien, porque un recuerdo idealizado no nos puede servir de referente a la hora de encarar un amor realista, completo y si no lo dejamos escapar, viable.

Ahora bien,

de lo que si nos acordamos habitualmente es de la fuerza del deseo que nos consumía, de que luchábamos por lo que nos gustaba, por lo que amábamos y ese ímpetu, esa fuerza parece que con el paso de los años la perdemos. Nos volvemos más cómodos, con menos iniciativa, al menor obstáculo cambiamos la mirada y eso, queridos amigos, puede hacernos perder la mejor oportunidad de nuestra vida…ENAMORARNOS .

Alicia.

Puedes escucharlo en la “Escuela de Parejas” de Madrid Directo OM (Tele Madrid)

Ir a descargar
Si te ha gustado, ¡Compártelo!

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.