Consultas virtuales (1)

Muy a menudo recibo emailes o cartas de personas que me preguntan sobre aspectos relacionados con el mundo de las emociones y las relaciones en pareja.

Voy a mostrar algunas cuestiones que pienso pueden ser de interés para personas que estén viviendo la misma situación. Es un poco de luz sobre la cuestión, no la solución, ya que en muchos casos los propietarios de esos mensajes han pasado después por mi consulta. Pero me parece interesante que la gente vea que su caso no es único y que tiene solución.

Hola Alicia, me llamo Laura y vivo en un piso no muy grande con mi marido y mis dos hijos. Ambos tenemos que tele-trabajar y por ello hacemos turnos de trabajo. La verdad es que no me centro ya que cuando a mí me toca, estoy más pendiente de lo que pasa en casa que en lo que tengo que trabajar. ¿Qué puedo hacer?

Hola Laura, puedes seguir las siguientes pautas sencillas pero efectivas que te ayudarán a distinguir tu espacio laboral del personal.

  • Designar un espacio de trabajo, donde se trabaje siempre y mantenerlo limpio y ordenado
  • Quitarse el pijama, ponerse ropa cómoda, te ayudará en la rutina diaria del trabajo
  • Seguir siempre un horario para trabajar y respetarlo totalmente. En ese horario olvidarse de las tareas de casa y del resto de personas que conviven en la misma
  • Después de ese horario, desconectar. No volver a mirar emailes ni cosas del trabajo. Dedicarlo enteramente a otros menesteres.

    Buenas Alicia, vivo con mi pareja desde hace dos años. Nuestra convivencia ha sido bastante plácida sin altibajos. Desde el principio nos complementamos muy bien. Pero desde el Estado de Alerta estoy notando que las discusiones cada vez son más abundantes y a veces por tonterías. No sé muy bien cómo gestionar esto. Gracias de antemano. Carmen.

    Lo primero que tenemos que ver, Carmen, es que estamos en casa no con el pensamiento de estar “de vacaciones” sino por una razón impuesta. Es un paréntesis en nuestra vida cotidiana, pero un paréntesis que lleva su dosis de angustia y estrés. Al estar confinados en el mismo espacio y no poder compartir nuestro tiempo en otros ambientes, el continuo roce puede llevar a discusiones ligeras que nos van amargando más el día a día. Con lo cual:

      • Debemos ser comprensivos y flexibles a las actitudes u opiniones de nuestra pareja en este momento ya que pueden estar mediatizadas por esa carga de estrés.
      • Debemos mantener la calma y nunca llevarnos la discusión al día siguiente. Ya sabemos el dicho de que 2 no discuten si uno no quiere y como conocemos perfectamente a nuestra pareja y su entorno familiar o profesional, probablemente si lo pensamos, comprendamos la causa de su angustia y sensibilidad.
      • Démonos apoyo y respetemos los silencios y espacios del otro. Aunque vivamos en un espacio pequeño respetemos cuando el otro está haciendo algo en su soledad. Eso hará que dentro de que estamos juntos tengamos cada uno nuestro espacio de libertad.
      • En vez de entrar en la discusión hay que intentar razonar y ver las cosas de manera objetiva. Eso seguro que nos ayuda a descubrir que el motivo de la discusión igual no es tan importante.
      • Usar el humor. Intentar hacerle al otro la situación más agradable

    Hola Alicia, me llamo Eva. Durante este confinamiento desde que estoy en casa, se me pasa el tiempo volando y todos los objetivos de lectura, adelantar trabajo, ordenar cosas, etc. no los estoy cumpliendo. Me da la impresión de que no hago nada y eso me crea remordimiento y frustración. ¿Es normal?, gracias por la respuesta.

    Estimada Eva, sí, efectivamente parece que todos los profesionales  están preparan conferencias para que sus clientes las escuchen y vean, que todo el mundo hace deporte, arregla su casa, hace hobbies, etc. Bueno pues no es así. Las redes nos muestran eso, pero a muchas personas les ha costado cambiar el ritmo de vida y por ello:

    • Permítete no hacer nada más que lo que quieras hacer.
    • Tómate el tiempo necesario para hacer lo que te guste no lo que piensas que tienes que hacer.
    • Planifícate en lo que quieres hacer sin presión y con flexibilidad
    • No te permitas sentirte mal por la “sobre actividad” de otras personas ni por picar entre horas o consumir demasiado cine
    • Piensa que no hay formas perfectas de vivir esta situación y en esta adaptación cada uno tiene sus tiempos y maneras. A veces lo que nos parece inútil nos es muy útil para nuestra estabilidad mental.

    Tengo una niña de 7 años que está todo el día preguntando lo que pasa. Mi marido es de la opinión de que tenemos que comentarle las cosas como son, pero a mí me da pena que sufra porque no entienda. ¿Qué debemos hacer?. (Madre preocupada)

    Los niños se dan cuenta de todo y esos huecos de información que tienen lo rellenan con su propia imaginación o peor, con información que les viene de otros canales. Lo más adecuado en estos casos es:

      • Explicarles lo que ocurre, adaptando la explicación a sus pensamientos, edad y sensibilidad. No ocultar la realidad ni disfrazarla.
      • Observar cómo se encuentran a nivel emocional, sentarnos y hablar con ellos, involucrarlos en lo que está ocurriendo y hacerles partícipes del esfuerzo. Por ejemplo aplaudiendo o haciendo dibujos para los sanitarios y desde luego llamar todos los días a las personas queridas.

    Este aislamiento me toca pasarlo solo. Al principio estaba todo el día en las redes y whasappeando con amigos y familia. Pero ahora se me está haciendo cuesta arriba. ¿Algún consejo?. Gracias Alicia.

    Para pasar el confinamiento en soledad podemos tener en cuenta lo siguiente:

      • Seguir en contacto con amigos y familiares, incluso puedes recuperar el contacto con antiguos amigos.
      • Escucha música y haz ejercicio para mantenerte con energía, generar endorfinas y tener  un buen estado de ánimo.
      • Aprovecha para hacer una buena limpieza de tu casa, tirar lo que no te valga, ordenar, cambiar la distribución de muebles.
      • Mantén la cabeza ocupada Haz crucigramas, lee libros, cómic, consume cultura. Ve pelis antiguas, modernas, series…
      • Hazte un plan para comer sano cada día que te hará tener un bienestar físico y mental
      • Trabaja unas horas al día como en la vida cotidiana
      • Ilusiónate. Piensa en esos proyectos que te gustaría hacer a nivel personal y profesional, visualízalos y mantén la ilusión para cuando todo esto acabe.

    Había decidido pasar con mi pareja este tiempo de aislamiento. Llevamos 8 meses juntos y cada uno vivía en su propia casa. Al de 15 días me he dado cuenta que no es la persona con la que deseo pasar el resto de mi vida y he decidido romper la relación y pasar esto yo sólo. ¿Es un buen momento?. Gracias Alicia.

    Para muchas parejas este aislamiento social les ha supuesto un acelerado curso de conocimiento del otro, sobre todo en parejas que su relación era incipiente. Siempre es mejor saber cuanto antes si la otra persona es con la que quieres compartir tu vida y como mejor se conoce al otro es conviviendo con él. Si a eso se une un momento excepcional como este donde cada uno lo afronta a su manera, el conocimiento del otro es completo. Siempre es buen momento para romper una relación infructuosa.

    Hola Alicia, me decido a escribirte para contarte mi caso. Me fui a vivir con mi novio en el confinamiento. Soy sanitaria y trabajo todo el día, llego a casa muy cansada y me encuentro un novio angustiado con síntomas todos los días ya que es un poco hipocondriaco. Yo no había dado importancia a eso hasta ahora donde necesito mucho apoyo y una persona fuerte y no lo veo. Eso me está haciendo plantearme la relación. ¿Es buen momento?.Gracias

    En situaciones de desconocimiento, mucha información contradictoria y mucho tiempo libre cada persona reacciona a su manera. Hay que verlo como algo puntual y encontrar una solución al momento. Si la relación ha sido buena hasta ahora hay base, con lo cual sería conveniente que tu novio se pusiera en contacto con un profesional para que le ayudará a gestionar su angustia y poder apoyar a su pareja en este momento.

    Alicia.

    Si te ha gustado, ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.