Problemas con hijos

En esta entrada os voy a presentar algunas consultas relacionadas con hijos. Hay veces que nuestros hijos nos demandan cosas a las que no sabemos hacer frente o no sabemos tratar con ellos. También cuando estamos en pareja y tenemos hijos de otras parejas pueden surgir conflictos. En muchos casos las familias han pasado después por mi consulta. El coaching familiar es una forma de enfocar los problemas de convivencia bastante efectiva y es el que a mi me gusta utilizar.

Mi hijo de 22 años estaba estudiando su grado fuera de casa, pero ha vuelto para el confinamiento. Se pasa las horas en su habitación y cuando quiere hablar un poco es habitualmente la hora en que ya me voy a descansar. Tampoco ayuda en nada de la casa y me gustaría hablar con él para hacerle ver todo esto pero no sé cómo. Gracias por la respuesta, Alicia.

Lo primero que debemos pensar es que cada uno afronta esta situación como puede. Debemos pensar que el salir de la rutina y del ambiente social en el que nos movemos puede afectarnos de diferentes formas y sobre todo si es un joven de 22 años que hace la vida con amigos y compañeros. Lo mejor es darle tiempo, e intentar en el acercamiento que él hace comentarle las cosas que pensamos ya que es cuando está más receptivo. Poco a poco se irá abriendo y compartirá más tiempo con la familia. Pero hay que darle su espacio y tiempo.

Soy padre divorciado y desde el Estado de Alarma no veo a mis 2 hijos ya que están con mi ex, ambos decidimos que era lo mejor. Se me está haciendo muy duro todo esto y me planteo si hice bien en ceder que se quedaran allí, aunque es verdad que hablo por teléfono todos los días con ellos. Gracias Alicia.

Lo que hay que pensar es que es un momento especial y que por la salud de los propios niños y los progenitores esa decisión es acertada totalmente. Para los niños no es cuestión de la cantidad que pasan con sus padres sino de la calidad de la relación.
El saber que tu estás ahí, que hablas todos los días con ellos y les muestras tu cariño, ya con eso contribuyes a su bienestar emocional en estos días especiales.
El día de mañana podrás explicarles todo lo que les echaste de menos y eso les hará agradecer y valorar el sacrificio que en su momento hiciste. Sigue compartiendo el día a día aunque sea en la distancia. Es lo adecuado ahora por el bien de todos.

Tengo una niña de 7 años que está todo el día preguntando lo que pasa. Mi marido es de la opinión de que tenemos que comentarle las cosas como son, pero a mí me da pena que sufra porque no entienda. ¿Qué debemos hacer?. (Madre preocupada)

Los niños se dan cuenta de todo y esos huecos de información que tienen lo rellenan con su propia imaginación o peor, con información que les viene de otros canales. Lo más adecuado en estos casos es:

    • Explicarles lo que ocurre, adaptando la explicación a sus pensamientos, edad y sensibilidad. No ocultar la realidad ni disfrazarla.
    • Observar cómo se encuentran a nivel emocional, sentarnos y hablar con ellos, involucrarlos en lo que está ocurriendo y hacerles partícipes del esfuerzo. Por ejemplo aplaudiendo o haciendo dibujos para los sanitarios y desde luego llamar todos los días a las personas queridas.

      Vivimos en un piso de 60 metros un matrimonio con 2 niños de 8 y 10 años. Sólo tenemos 1 televisión y 1 ordenador de sobremesa en la sala. Mi marido y yo trabajábamos en hostelería y ahora tenemos muchas dudas y nervios por lo que pasará cuando todo esto termine. La convivencia cada vez es más difícil porque entre otras cosas, tenemos que ver todos lo mismo en la tele y por ejemplo para utilizar el ordenador cuando los niños no hacen las tareas del colegio es una guerra ya que todos queremos. ¿Qué podemos hacer?. Gracias por tu atención, Alicia.

      El compartir un espacio reducido es un problema importante que hay que saber gestionar. Debemos pensar que todos los miembros de la familia deben pasar este confinamiento de la manera más cómoda posible. Por ello se puede hacer un planning semanal consensuado entre todos los miembros de las actividades a realizar y del uso del ordenador y de la televisión, así todas las personas tendrán equitativamente las horas de disfrute con lo que cada uno desea. Se deberían de planificar tanto actividades donde toda la familia participa, como pueden ser juegos de mesa o limpieza del hogar, y actividades propias de cada uno como ver un programa, serie o usar internet. Si esto es consensuado, es respetado y será una solución que genere bienestar y tranquilidad en el ambiente familiar.

      Me llamo Pilar y tengo una hija de 8 años que tiene terror a salir de casa. Mi casa da a norte y no tenemos balcón, así que cuando el gobierno nos dio el permiso para salir mi marido y yo muy contentos hablamos con nuestra hija para preparar la salida. Nuestra sorpresa ha sido mayúscula cuando la niña nos dijo que no, que tiene miedo del bicho que está fuera. La verdad es que no sabemos cómo actuar. Gracias Alicia

      Hay muchos padres en tu situación Pilar. Miles de niños disfrutan ya de los paseos pero muchos no quisieron hacerlo porque tenían, como tu hija miedo.
      Lo primero que hay que hacer es darle importancia desde el primer momento a la ansiedad de la niña. No es algo baladí y puede que no se le pase solo cuando vea a otros niños en la calle. Vosotros, los padres debéis hablar con la niña y que ella vea que comprendéis su miedo y empatizáis con ella. Así ella sentirá que se la escucha y se la comprende y expresará sus sentimientos de una manera clara. Ese será el momento de darle las explicaciones oportunas para tranquilizarla porque la niña estará receptiva.
      Una ayuda puede ser que expreséis que también conocéis el miedo porque lo habéis sentido en algún momento de vuestra vida, y hablar tranquilamente de cómo en esas situaciones concretas lo habéis superado. El que la niña comprenda que sus sentimientos son naturales y que sus padres la entienden y la protegen hará que poco a poco se adapte a la nueva situación. Debéis estar atentos al proceso de la niña y acompañarla con comprensión y con diálogo claro, empatizando, sin recriminaciones, hasta que la angustia pase.

      Alicia.

      Si te ha gustado, ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.